Nuestra Energía Vital

Actualizado: 13 feb 2021


Hoy quiero hablarte sobre un tema que seguramente lo has vivido más de una vez. Y se trata de esos momentos en donde pareciera que todo nos sale mal y, aunque pongamos toda nuestra mejor intención, simplemente nos llueve sobre mojado.

Si has hecho esfuerzos sobrehumanos por mejorarlos, te estarás preguntando: ¿Qué ocurre en mi mente cuando siento que todo sale mal?

Me refiero con esto a esos momentos en donde lo único que veo son deudas y más deudas y que por más que trabaje no pueda salir de ese problema con el dinero, o cuando siento que discuto con mi pareja o simplemente ¡no soporto a mis hijos…! o que no hay día en el que no me estrese por no sentirme productiva. ¡Y a lo que más encima se suma que me entra un sentido de culpa enorme!

¿Te parece conocido esto? Bueno, quiero compartirte que todo esto pasa porque estamos vibrando en la zona más baja de nuestra mente.


Si estás en la zona de penumbra o la de oscuridad, no tomes decisiones, ni tengas conversaciones importantes, descansa, duerme

una siesta, haz ejercicio, limpia tu mente para que recuperes energía y puedas volver a la zona de luz, donde podrás ver las cosas con mucha más claridad.


A ver… esto está un poco confuso, te explico brevemente:  Verás, todos contamos con nuestra energía vital de manera natural pero, así como la producimos, naturalmente, también muchas veces la desperdiciamos naturalmente. 

Esto puede pasar cuando nos dejamos llevar por los miedos, o paradigmas que rigen nuestras conductas, o también como influencia de las personas con las cuales nos rodeamos. El desperdicio de energía también se produce cuando nos alimentamos mal o no descansamos lo suficiente.



Por mencionarlo, a grandes rasgos, nuestra mente está conformada por 3 zonas:


· Zona de luz.

· Zona de penumbra

· Zona de oscuridad



O lo que podríamos decir también y quizá te sea más fácil de reconocer, son estados de vibraciones altas o bajas.

Es importante comprender esta división en nuestra mente para identificar en qué zona nos encontramos, por qué nos encontramos ahí y cómo podemos empezar a salir de esos estados, en otras palabras, de trascender, a llenarnos de luz para llegar a la zona más alta para poder ver la vida tal como es, sin miedos, sin estrés y sin oscuridad. ¿Has sentido alguno de estos estados?


La zona de oscuridad, es cuando caemos en estados de ansiedad, depresión, de angustia, quiere decir que mi mente se fue a esta zona y aquí no podemos ver absolutamente nada. Es como si toda capacidad de razonar se hubiera bloqueado.

En la zona de penumbra o estado intermedio, es entra un poquito de luz, pero aún no vemos con claridad lo que está ocurriendo, y fluctuamos rápidamente al estado de oscuridad. Se podría decir que es el estado “normal” pues, aunque no necesariamente estamos deprimidos, aún no nos llega la luz por completo.

La zona de luz es la más alta. Aquí sí podemos ver con claridad todo lo que ocurre, nos llenamos de luz. Esta también es la zona donde tenemos altos niveles de conciencia. Aquí generalmente es cuando actuamos a través de la intuición. Es cuando nos sentimos conectados con nuestro propio ser y todo lo que hacemos sentimos que esta bien y tenemos éxito.


Para llegar aquí tenemos que aprender a trascender todas nuestras limitaciones, bloqueos y creencias negativas. Para eso se requiere de mucho entrenamiento mental, físico y espiritual.

Por que es importante aprender a reconocer estos estados, y poder trascender a los estados de altas vibraciones…

¿Te has hecho alguna de estas preguntas en algún momento de tu vida?


· ¿Qué relación tienen estos estados con que no logre mis objetivos?

· ¿Porqué aunque gane mucho dinero, siempre tengo que gastarlo en algo inesperado?

· ¿Porqué aunque me esfuerzo por tener relaciones armónicas y duraderas, siempre pasa algo que termina por destruirlo?


En los próximos días te estaré contando cual es la raíz mental de estas situaciones y además como puedo descubrir mi propósito de vida a través de mi desarrollo personal y espiritual.



¡Te dejo un abrazote!