top of page

¿Cómo preparar tu casa para una venta?

Cuando quieres vender tu propiedad, es muy importante que te des un tiempo y consigas apoyo profesional. Para esto ha aparecido el home staging, un concepto poco conocido en el sector inmobiliario, que aún no ha tomado fuerza en nuestro país. Se trata de una herramienta de marketing inmobiliario con la que se consigue mejorar la imagen de las viviendas, lo que facilita su venta.


La metodología creada en 1970 por Barbara Schwarz, la interiorista que diseñó este concepto para la comercialización de inmuebles tras descubrir que, al preparar y reorganizar una vivienda en proceso de compraventa, se conseguía vender en un tiempo considerablemente menor al de los inmuebles convencionales.


El uso del home staging


Existen dos estrategias fundamentales a su alrededor: la primera está enfocada en la imagen que se proyecta de la vivienda a través de las fotografías que se realizan para su publicación en inmobiliarias o plataformas online; la segunda, en la impresión que causa en la visita de los posibles compradores.


El objetivo es atraer el máximo de visitas posibles al inmueble en venta a través de un buen plano fotográfico, potenciando al máximo las cualidades de la vivienda para hacerla más atractiva, e influir en la percepción del posible comprador en el momento de la visita.


Esta técnica se utiliza también para que futuros compradores puedan imaginar fácilmente cómo sería vivir en el espacio y cuáles serían las posibilidades funcionales, espaciales y decorativas de la vivienda.


Es importante preparar una vivienda antes de ponerla a la venta para que, en cuanto salga al mercado, atraiga directamente a compradores potenciales"

Todas las viviendas en venta deberían recurrir a un home stager si se quieren vender o alquilar al mejor precio y en el tiempo más corto. Será vital amueblar y decorar para lograr un efecto hogareño y para mostrar las posibilidades que tiene la casa.


Acciones más habituales en home staging.


Se trabaja básicamente en función de dos tipos de viviendas, las casas o departamentos recién construidos o reformados y las viviendas antiguas o habitadas. En cada una de ellas, será necesario aplicar unas técnicas u otras.


En el caso de las viviendas recién reformadas no será necesario hacer ningún arreglo. Será vital amoblar y decorar para lograr un efecto hogareño y para mostrar las posibilidades que tiene la casa. Se recomienda tener especial atención en el uso de complementos textiles como elementos esenciales para diseñar un espacio más acogedor, sin comprometer excesivamente la decoración global.