¿Con que lente te estás mirando?




Te has detenido alguna vez a pensar cómo estás enfocando tu vida. ¿Cuáles son tus metas inmediatas, a mediano y largo plazo? Si no sabes donde quieres llegar... ¿por donde piensas avanzar?


Una persona sin un objetivo claro y definido, es una persona que no tiene motivación para vivir. Lo ideal sería que cada día te levantaras con algo ilusionante por delante.





Esto puede hacer que hasta el día mas monótono se vuelva divertido.

Lo peor es cuando estás en la rueda del hámster y los días se repiten y tú ni siquiera eres consciente de ello.


Para mejorar tu vida debes pararte a reflexionar… y bajarte de la rueda. Por eso hoy te pido que hagas un ejercicio. Puede que descubras algo muy interesante después de hacerlo


Toma 30 minutos para tí, aléjate un momento del ruido diario, de tus quehaceres y comienza a visualizarte, ponte metas a 1 mes, a 3, 6 meses, a 1 año, 5 años, 10 años... y comienza a preguntarte lo siguiente:


Imagínate siempre como el protagonista de tu historia. No te limites pensando cómo harás esto o aquello, ni diciendo, quiero un poquito de eso porque más sería ambición... no te limites, da rienda suelta a tu imaginación.


Preocúpate solamente de que tu visión esté dentro de tus propios valores y que todo lo que desees sea para tu beneficio propio y de los que amas, sin provocar daños a otros.





Unas preguntas para crear tu Mejor Versión


¿Qué estarías haciendo?


¿Dónde vivirías, en qué ciudad?


¿Qué tipo de casa tendrías?


¿Con quién estarías?


¿Qué harías al despertarte?


¿Qué desayunarías?


¿Qué actividades físicas harías periódicamente?


¿Cómo vestirías?


¿Cuáles y como serian tus relaciones sociales?


¿Cómo serían tus relaciones familiares?


¿Qué tipo de cosas materiales tendrías?



Amplia tu visión también al campo profesional y pregúntate:

¿Cómo sería tu trabajo?


¿Dónde estaría?


¿Qué tipo de clientes tendrías?


¿Qué cantidad de ingresos generarías?


¿Qué tipos de actividades realizarías?


¿Con quién trabajarías?


¿Cuál sería tu horario de trabajo?


¿Cómo te sentirías respecto a tus habilidades?


¿Cuáles serían tus logros y éxitos?


¿Qué nuevas habilidades te gustaría aprender o incorporar?


¿Cómo sería un día típico de trabajo?


¿Qué beneficios aportarías a la sociedad?


Ahora despierta de tu sueño y piensa que aun estás a tiempo de acercarte o lograr muchas de estas cosas.


Ponte a trabajar para cambiar tu destino y poder disfrutar de él.


Espero que este post haya sido útil para ti.


¡Te dejo un abrazote!