¿Cuánto te está costando la indecisión?


La mayoría de las personas somos indecisas, constantemente o en algunas ocasiones puntuales. A muchos, tomar importantes decisiones nos ha generado desde un dolor de panza hasta un ataque de pánico.


Si eres una de estas personas, tu incapacidad para tomar decisiones no solo es un capricho, sino que está costándote tiempo, dinero y oportunidades. Y esa es justo la razón por la que todo el tiempo o gran parte de éste te sientes abrumada.


Puede que te haya tomado años encontrar un nicho de mercado que estaba siendo ignorado. Y luego te tomaste unos cuantos años más para hacer pruebas e investigar. Y si tuviste suerte, nadie más se te adelantó con tu idea. Así que empezaste ganando, desde el inicio, y te imaginaste que siempre te mantendrías a la cabeza haciendo lo mismo.


Pero, ¿Qué pasó el día en el que lanzaste tu producto o servicio al mundo?

Apareció la competencia. Y contrario a lo que tú hiciste, los otros no se tardaron años pensando e investigando, sino que vieron que estabas ganando dinero y eso fue lo único que les importó.


Así que tomaron lo que estabas haciendo lo llevaron a otro nivel. En semanas, estas personas desarrollaron algo mejor y más grande de lo que tú habías imaginado, porque se dieron cuenta de que el dinero sigue a los rápidos.


Una realidad en la vida y en los negocios es que si eres lento, pierdes. Así que si no aprendes a tomar decisiones reales en tiempo real, alguien más tomará tu negocio y correrá con él, dejándote atrás, olvidado.


¿Qué podemos hacer?


¿Detectaste una oportunidad? ¡Haz algo! Toma esa oportunidad que tienes enfrente, o decide no tomarla, ¡pero toma una decisión! Los negocios no te permiten el lujo de estarle dando vueltas a las cosas, preguntándote si deberías hacer algo o no. O actúas o ves cómo alguien más lo hace.


El miedo es una parte de la razón por la que no puedes tomar decisiones. Muchas personas pierden tiempo ahogándose en el miedo y pensando de más en las posibilidades. Se pasan demasiado tiempo pidiendo opiniones y se preocupan por lo que los demás tienen que decir. Estas personas indecisas van a la segura, esperando siempre el peor escenario y viven sus vidas sometidos por el miedo.

Algo que saben las mentes más brillantes en el mundo de los negocios es que cada vez que no toman una decisión, hay una decisión que se toma por ellos en la forma de dinero, tiempo y oportunidades perdidas.

Eso es lo que la gente mediocre no sabe, y estas personas de tu vida te enseñaron a no apresurarte cuando tienes que tomar una decisión, te motivaron a pensar en cada decisión como si fuera de vida o muerte. Te enseñaron a ser cuidadoso con cada cosa y cada hecho hasta más no poder.


Esto puede haber funcionado en la escuela o en la burbuja en la que creciste, pero no funciona en el mundo real. Si no tomas decisiones rápido, estás fuera. Si te das un día para pensar las cosas, las oportunidades se van, tu reputación se pierde, y se desperdicia todo el tiempo que pasaste construyendo tu negocio.


Pero ojo... ¡aprende a Tomar Decisiones rápidamente, pero a retractarte leeeentamente!


Te invito a dejar de ser mediocre y a transformarte en una persona de alto desempeño, un guerrero. Pisa el acelerador, confiando en que cualquier mala decisión puede ser revertida. Así que empieza hoy mismo. Toma una decisión y vete de lleno con ella. Puede que te hagas un par de raspones o moretones en el camino, pero dejarás atrás tu ser promedio, enterrado en el polvo, conforme vayas construyendo tu emporio de negocios.


Espero haya sido de utilidad para ti. Seguiremos profundizando algunos temas mencionados en este Blog.


Te dejo un abrazote.