top of page

Espacios de Lectura para Niños

En nuestros diseños de casas, les recomiendo a mis clientes considerar espacios de diversión para los niños y dentro de éstos, un rincón para la lectura.

Es importante considerar que en estos tiempos de pandemia, nosotros y nuestros niños nos encontramos muy expuestos a las pantallas, generando situaciones de estrés que afectan nuestros estados de ánimo.


La lectura está quedando postergada por los juegos de video en celulares.

Los espacios de lectura ayudan a crear un ambiente agradable y propicio para la tranquilidad de los niños, conectarse con ellos mismos a través de un libro. Estando cómodos y seguros.


No hay que tener una casa muy grande ni comprar nada específico para crear un buen rincón de lectura para niños. Según las posibilidades de cada familia el rincón de lectura será grande, pequeño, sencillo o más recargado. Pero lo importante es que esté allí y que los niños asocien un lugar de la casa a su lugar para leer, relajarse y dejarse llevar por la imaginación. Una de las maneras de fomentar el hábito de la lectura en nuestros hijos es crear un espacio para ello.


Les dejo 5 sencillos consejos para conseguir un rincón de lectura acogedor y único para tus niños:


1. Con luz natural o una buena iluminación

No hace falta elegir un rincón muy grande como lugar de lectura, pero sí es importante que tenga una buena iluminación. Es bueno para la vista y una mala iluminación puede acarrear problemas y pocas ganas de leer. A ser posible la luz natural es la más agradable para disfrutar de un agradable rato de lectura.


2. Los libros siempre cerca

En nuestro rincón de lectura siempre debemos tener los libros cerca y al alcance de los niños. Esto es clave para que ellos mismos puedan ir y usar el espacio sin depender de nuestra ayuda.

Hay muchas formas de colocar los libros, lo ideal es que queden visibles y a la altura de tu hijo, así se ven las portadas de cada cuento, son más llamativos para los niños y sirven a su vez de decoración.


También una caja de fruta o de vino pintada pueden usarse perfectamente como cajón para los libros.


3. Un asiento cómodo para leer

Es importante que el lugar donde vayan a leer sea cómodo y confortable. Una mini mecedora, un sillón o un butacón pueden servir. Pero también podéis conseguirlo con una alfombra mullida en el suelo o podéis aprovechar la cuna o colchón de cuando eran bebés y usarlos para crear este nuevo espacio. Unos cojines variados darán el toque final. Lo importante es que aunque cerca del suelo, estén aislados del frío y en un lugar confortable.