¿Fracasas una y otra vez?

Actualizado: 28 jun 2021

En el mundo del emprendimiento, vemos como cada vez hay más personas que se rinden antes de alcanzar lo que se habían propuesto. Lo peor es que muchos, ni siquiera lo vuelven a intentar, se les genera una especie de "trauma" y deciden volver a la vida de confort que solían llevar.

El fracaso duele, hiere la autoestima y en los negocios también el bolsillo. Por eso es difícil reconocerlo ante el mundo y hablar del tema en público.

No somos perfectos, pero si podemos corregir nuestros errores y aprender de los tropiezos que hemos cometido. Es muy importante que evaluemos en qué hemos fallado y ver cómo podemos mejorarlo o cambiarlo. Ya que permíteme decirte algo, muchas veces que creemos haber fracasado, no es sino un obstáculo, que al superarlo nos espera el Éxito que tanto buscábamos.


Las principales causas de lo que puedes llamar "fracaso" son:


  • La imagen que tengo de mi mismo: Cuando una persona sabe quién es, esa persona no renuncia a todo lo que se ha propuesto alcanzar, sabe que se lo merece. Sabe que la imagen que recibe de sí mismo cada mañana responde a la imagen correcta.


Sin embargo, no siempre sucede así. Normalmente tenemos patrones de conducta desde niños, la identidad que nuestros padres han creado o las personas que cercanas a nuestro entorno han dejado muchas experiencias, y esas experiencias es lo que hemos permitido que influyan en nuestra vida, tanto en aspectos positivos como negativos.


Por ello es importante que nos preguntemos: ¿Cuál es la imagen que tengo de mi mismo?, ¿Cuál es el concepto que tengo de mi?


  • La Procrastinación: Consiste en aplazar los asuntos pendientes, o dejar para mañana lo que podrías hacer hoy, es una costumbre muy humana conocida como procrastinación. Obviamente, sabemos que lo que dejamos para mañana, nunca lo llegaremos a hacer, siempre esperaremos el "mañana". El postergar asuntos que son importantes, va condicionando nuestra mente hacia una "falta de autoestima".

Todos procrastinamos en cierta medida: el estudiante que hace su trabajo a última hora, el individuo que deja la entrega de formularios y papeleos para el último día, la persona que posterga una decisión hasta que no tiene más alternativas.


Sin embargo, lo importante es reflexionar hasta qué punto estamos priorizando nuestros deberes de manera adecuada, vigilando no descuidar lo importante por lo urgente.

  • No tener METAS en grandes: Tener altas metas o soñar en grande no es tan difícil, sólo que algunos creen que no sirve, por aquél mito de que los soñadores nunca triunfan. Es cierto que algunos soñadores fracasan… ¿Cuáles? los que nunca actúan ni llevan a cabo sus sueños. En este punto, debemos comprender que soñar en grande, no significa que el cumplimiento de nuestra meta esté a la vuelta de la esquina. Tenemos que diseñar nuestro plan de acción, el paso a paso que nos permita cumplir esa meta. Se llaman submetas para poder avanzar... si vas al segundo piso, no puedes ir de un salto. Vas peldaño a peldaño.


Si te gustó este post, comparte en tus RRSS.


Un abrazote!