top of page

Hacia una Arquitectura Sustentable

La arquitectura sustentable o ecológica es un concepto amplio, que abarca desde el uso de materiales de construcción más sostenibles hasta un enfoque bioclimático, una eficiencia en el uso de los recursos o, por ejemplo, el logro de un mínimo impacto paisajístico.


¿Qué hace que la arquitectura sea ecológica?

Cuando se habla de construcciones o estructuras cuya eficiencia en el uso de recursos materiales son sostenibles para las personas y el medio ambiente, a eso se le llama arquitectura sustentable o ecológica. No es de sorprenderse que la necesidad de materiales amigables con el entorno es una necesidad y no un lujo.

Los proyectos que se enmarcan dentro de la arquitectura sustentable o ecológica consideran los recursos a utilizar, el consumo y la calidad de los interiores, buscando disminuir el impacto negativo sobre el ecosistema que cobija a la edificación.




Se definen cualidades o principios para determinar que una Arquitectura sea Sustentable o Ecológica:


  • Valorar las necesidades: una edificación tiene un impacto ambiental sobre el entorno y el lugar concreto donde se construye. Por ello es necesario planificar con precisión las necesidades de espacio y superficie con las que se va a dotar al edificio, separando las que son relevantes de las que son prescindibles.

  • Es necesario planificar la obra teniendo en cuenta el clima local. Aspectos como el aprovechamiento de la luz natural en función de la latitud del terreno, o la ventilación natural son fundamentales para optimizar los recursos que se van a consumir una vez que la vivienda entre en funcionamiento. El empleo de lucernarios con una adecuada orientación, son elementos constructivos característicos de una arquitectura ecológica. Con ellos se consigue reducir notablemente el consumo eléctrico y de calefacción.

  • El ahorro de energía: tres factores son fundamentales a la hora de plantear un diseño que propicie el ahorro energético. Por un lado la superficie exterior, por otro el volumen total del edificio y finalmente el aislamiento térmico que se va a disponer en toda la envolvente exterior del mismo.

  • La utilización de energías renovables: es imprescindible plantear ya en la fase de proyecto, la utilización de tecnologías que emplean energías renovables como paneles solares, generadores eólicos o sistemas de cogeneración para producir electricidad.

  • Se debe prever un ahorro en el consumo de agua mediante sistemas que aprovechen la lluvia para obtener agua destinada a un uso sanitario, el riego o el consumo de agua potable.

  • El empleo de materiales requiere de un estudio previo a cabalidad, ya que muchos de los materiales que se emplean habitualmente en la construcción son tóxicos debido a la gran cantidad de solventes, polvos y agentes nocivos que poseen. Además en la fabricación de los materiales se consume una gran cantidad de energía, que es parcialmente responsable de las emisiones globales de dióxido de carbono. Es necesario por tanto el uso de materiales fabricados con criterios de sostenibilidad, ya se trate de vidrios, piedra, hormigón, madera tratada, etc.